Reclamación de deudas

Hacemos lo que sabemos hacer mejor: defender tus intereses

Reclamación de cantidades

La morosidad es un incumplimiento de plazos contractuales o legales de pago, un hecho inesperado en la vida de una persona o empresa que trastoca sus expectativas de cobro, eliminando entradas previstas de tesorería y contribuyendo a disminuir la liquidez y la capacidad de afrontar obligaciones de pago, dando origen a situaciones de insolvencia.
En estos momentos de crisis económica mundial, especialmente acentuada en nuestro país, el número de deudas entre particulares y no particulares se ha disparado.

Nos podemos encontrar con impagos de facturas, incumplimiento y resolución de contratos, reconocimientos de deuda, etc…Hoy en día cada vez es más común abonar las facturas con medios de pago tales como las letras, los cheques y los pagarés. Estos títulos valores constituyen el modo más habitual de saldar las deudas. El problema con estos instrumentos viene de la morosidad, ya que el moroso conoce cuales son los defectos de forma que hacen incobrable un título valor al limitar la capacidad de reclamación judicial. Un título mal girado impide un juicio ejecutivo.

Ante tal situación, cualquier persona puede pensar que acudir a un abogado incrementará los costes de su inicial deuda, pero deberá realizarse esta pregunta ¿le compensa? La respuesta es SI.

Porque las deudas no se cobran solas y hay que ejercitar cualquier mecanismo legal que tengamos a nuestra disposición hasta conseguir el cobro efectivo o por lo menos una sentencia a nuestro favor que no deje prescribir la deuda. Pasado el plazo para reclamar, cualquier acreedor se quedará sin acción legal , por ello, si tiene una deuda pendiente de pago, el tiempo siempre corre en su contra. No espere a que cambie la situación de su deudor. Consulte sus posibilidades. Llame ahora.

Es importante conocer la fase en la que se encuentra el problema. Una primera fase será la amistosa o extrajudicial en la que se pueden emplear diversos medios como cartas demandando el pago, visitas personales, llamadas telefónicas, etc. La segunda fase es la precontenciosa en la que se consigue información que pueda ser relevante de cara a un juicio y se prepara el título de la deuda para ejecutar ante los tribunales. La última fase es la contenciosa en la que se prepara para un juicio declarativo o ejecutivo en función de la cantidad adeudada.

En cualquier caso, lo más recomendable es actuar dentro del campo amistoso ya que los beneficios son mayores a los que puedan lograse a través de la vía judicial que en general es muy lenta en dar respuesta. Una vez que ya se conoce cuál es la causa de que se haya producido un impagado, hay que diseñar la estrategia a seguir para tratar de recuperar el dinero al que el particular o la empresa tiene derecho pero sin olvidar que no conviene dejar pasar el tiempo.

A media que pase el tiempo más difícil será lograr el cobro y encontrar una solución satisfactoria al problema. Tratar de cobrar una deuda de más de seis meses de antigüedad por la vía amistosa resultará prácticamente imposible ya que el deudor se considera con derecho a demorar el pago a medida que transcurre el tiempo.

También hay que tener en cuenta que la situación económica del deudor se puede deteriorar con el paso del tiempo o bien puede decidir atender otros pagos que considera más urgentes o importantes.

Una vez nos traiga la documentación necesaria, realizaremos un estudio de insolvencia del deudor, para comprobar si podrá hacer frente al pago de la deuda, informando al cliente de las posibilidades de éxito que puede tener.

Llámenos y pida cita. Le recibiremos en nuestro despacho
ofreciéndole un asesoramiento rápido y eficaz.

94 478 15 51
info@decuevasabogados.com

DeCuevas Abogados es un despacho ubicado en Vizcaya. Fundado, tras una dilatada carrera profesional por la letrada Lidia Cuevas Cabezuelo. Nuestros servicios están dirigidos a particulares, autónomos y empresas, atendiendo a sus necesidades y consultas tanto personales como profesionales.

Trabajamos principalmente en el área geográfica de la Comunidad Autónoma del País Vasco

Consúltenos su caso y estaremos encantados de atenderle.

Si deseas concertar una cita presencial, llámanos al teléfono
94 478 15 51

O utiliza el siguiente cuestionario.